lunes, 15 de abril de 2019

Sin título ni nada.


Hace mucho que no escribo algo que no sea un informe, y también informes escribo menos: lo urgente se apodera de nosotros y ni tiempo hay de analizar en paz y leer tranquilamente para llegar a conclusiones.
Corremos y corremos: y lo hacemos tan rápido que cuando paramos no sabemos estar parados. Hacía muchos meses que no estaba sola en mi despacho un día entero, el teléfono ha sonado solo unas 3 veces y el cansancio de la primavera  junto con las tiroirevoluciones hacen que no tenga ganas ni de pestañear, ni de hablar y casi ni de pensar; y me ha dado por abrir mi blog. Qué buenos tiempos he pasado por aquí.
Desde aquel prefiero hasta hoy ha llovido mucho – es un decir, porque aquí no ha caído una gota hace ya mucho tiempo.
Algún sueño se ha cumplido, alguno que parecía sueño se evaporó por el camino.
Aprendí que el apego no era bueno y a raíz de ese aprendizaje hay una nueva parte budista en mi vida que me hace mucho bien.
Aprendí que los pensamientos están sobrevalorados y que cuando pensamos mucho nos perdemos lo que pasa aquí y ahora.

Resultado de imagen de la letra om

Aprendí  a no depender y a amar desde la libertad.
Aprendí  a perdonar y a perdonarme.
Aprendí  a no sobrevalorar la opinión de los demás y desde ese día soy más libre.
Aprendí que ser una niña risueña y divertida es lo mejor que soy. 


Y aprendí que un escrito corto es mucho más ameno que muchas líneas seguidas….

1 comentario:

  1. Me alegra encontrarte otra vez... aunque sea un poco a destiempo. Suscribo tus reflexiones y me quedo finalmente sí, con la niña risueña y divertida que descubrí en ti. En todo caso procura que ese tedioso dia a dia no la duerma ni la anule.

    ResponderEliminar